Decrease font sizeDefault font sizeIncrease font size

Elevan a juicio oral la causa por la muerte de Yalet

yalet

La Plata - Domingo 24 de septiembre

El titular del tribunal de Garantías N 2 Moya Panisello resolvió la elevación a juicio de la causa por la muerte de Juan Martín Yalet. La decisión se origina luego del desistimiento del planteo de las defensas y del requerimiento de elevación a juicio por parte de la titular de la Fiscalía 2 de La Plata Betina Lacki, quien había solicitado avanzar en la pretensión de condena de los imputados Cristian Gabriel Caffa, Christian Matías Guerrero Pizarro y Wilfredo Vilca por el delito de Falsificación material e ideológica de Instrumento Público, Encubrimiento agravado y Violación a los deberes del Funcionario Público, y de Juan Marcelo Medina y Ricardo Alberto Sosa, en orden al delito de Homicidio simple en concurso ideal con Violación a los deberes del funcionario público.

Según la presentación fiscal, han quedado debidamente explicitados los hechos en los que se intentó desviar el curso de la investigación y las responsabilidades a través de la confección falsa de actas y libros de novedades en función de alejar las responsabilidades del ex Comando de Prevención Comunitaria -hoy llamado Comando de Patrullas- e inculpar al personal policial de la seccional novena de La Plata.

En ese mismo sentido, la acusación de Homicidio surge de la participación necesaria de los imputados Juan Marcelo Medina y Ricardo Alberto Sosa quienes, con el conocimiento de que Juan Martín Yalet portaba un arma de fuego, dieron la orden y suspendieron la requisa que se estaba efectuando sobre el mismo: “Ante ello es dable inferir -ha señalado la fiscal- que los mismos se representaron la eventualidad del resultado dañoso, más aun teniendo en cuenta su calidad de efectivos policiales, en virtud del conocimiento que poseen producto de la función que desempeñan”.

La muerte de Yalet se produjo en la mañana del 26 de agosto de 2015 en la que fue aprehendido por personal policial en las inmediaciones de una casa a la que había ingresado para cometer un delito contra la propiedad. Fue esposado con las manos hacia atrás e introducido en un móvil del Comando de Patrullas Comunal. Minutos más tarde, un disparo de pistola 9mm. sonó tan apagado que nadie, ni los numerosos policías que sólo a metros se apostaban conformando un biombo ni los “avezados” mandos de la comisaría 9na. y del Distrito Centro pudieron distinguirlo del ruido de un camión que según las declaraciones aceleraba y atravesaba una calle bloqueada por móviles policiales. El debate en juicio oral permitirá, así lo deseamos, aportar mayor esclarecimiento a ésta y otras muchas interrogantes que siguen abiertas.